1. LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y LA IGUALDAD

3. Preguntas más frecuentes



¿Hay alguna diferencia entre igualdad legal e igualdad real?

Las democracias se asientan sobre el principio de igualdad que, como en la Constitución Española quedan reflejadas en la normativa. Pero aunque las leyes son imprescindibles, existen obstáculos que impiden que exista una igualdad real, por ello es necesaria la aplicación de una serie de políticas y medidas que compensen las situaciones de desigualdad que se dan.

¿Hombres y mujeres debemos ser idénticos para acceder a la igualdad?

La diferencia biológica entre hombres y mujeres, ha sido utilizada históricamente como argumento para justificar desigualdad. En algunas ocasiones se interpreta erróneamente que cuando hablamos de igualdad nos referimos a situaciones en las que no hay diferencias pero nada está más lejos de la realidad.

Promover la igualdad entre mujeres y hombres no significa hacer de ellos algo idéntico sino equivalente, es decir, significa otorgarles igual valoración. El problema no está en la diferencia que es en sí algo natural sino en la discriminación injusta. La igualdad nos abre un mundo de oportunidades y vivencias que tradicionalmente han pertenecido sólo a uno u otro sexo. Igualdad es construir relaciones equitativas entre los dos sexos con el mismo valor y distintas experiencias y miradas.

La igualdad de género implica, por lo tanto acabar con las discriminaciones basadas en el sexo, otorgando el mismo valor, los mismos derechos y las mismas oportunidades a mujeres y hombres.

Por lo que:

- No es lo mismo desigualdad que diferencia.
- La igualdad admite diferencias, pero no desigualdades.
- La desigualdad supone discriminación y privilegio y la diferencia significa diversidad entre cosas de la misma especie, lo cual no implica discriminaciones o privilegios de ningún tipo.
- La igualdad no significa la eliminación de las diferencias sino la ausencia de discriminación por la existencia de esas diferencias.

¿Es lo mismo feminismo que machismo?

El feminismo no es una filosofía sexista, no está en contra de ningún género.

El feminismo no es lo contrario de machismo aunque está en contra de cualquier forma de machismo.

El feminismo ha sido una de las corrientes de pensamiento y acción más importantes de los siglos XIX y XX que ha abierto puertas a la democracia, a la libertad y a la autonomía de mujeres y hombres.

Tal y como explica Amelia Valcárcel el feminismo intenta que ninguna persona deba ser excluida de cualquier bien y de ningún derecho a causa de su sexo.

Considera que las relaciones deben basarse en el respeto. Reivindica que ningún sexo tenga poder sobre el otro. El feminismo defiende el reconocimiento de las diferencias entre hombres y mujeres en un marco de iguales derechos. La diferencia no implica desigualdad. Por ejemplo, cuando las mujeres acceden al mundo laboral o al conocimiento, lo hacen desde una mirada y manera de actuar propia. La suma de múltiples posiciones aporta una mayor diversidad de opciones libres y vitales.

El feminismo beneficia al conjunto de la sociedad y representa el derecho de hombres y mujeres a participar en igualdad de condiciones en todas las esferas de la vida, pública y privada, cuestionando y desarrollando plenamente sus capacidades, actuando con libertad y autonomía, construyendo vidas más plenas y enriquecedoras.

¿Por qué es tan importante considerar los derechos de las mujeres como derechos humanos?

Los derechos de las mujeres son Derechos Humanos que no pueden ser cuestionados por prácticas, tradiciones, o costumbres culturales o religiosas que atenten contra la dignidad de la mitad de la humanidad.

Sólo muy recientemente sus derechos específicos de las mujeres empiezan a ser considerados Derechos Humanos. Es indispensable seguir en esta línea apoyando leyes positivas, estableciendo normas que cambien los usos y costumbres, y desmontar hábitos culturales tan difíciles de cambiar.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es el marco de referencia para las leyes de todos los países. Sin embargo, no todos los gobiernos han estado dispuestos a asumirlo. Si los derechos específicos de las mujeres son reconocidos como Derechos Humanos, se pueden exigir cambios legislativos que nos defiendan de cualquier tipo de discriminación o atentado contra la dignidad de las mujeres.

Los Derechos Humanos son el resultado de largos años de lucha por el reconocimiento de la dignidad básica de las personas. Constituyen el fundamento de cualquier lucha por la igualdad de oportunidades entre todos los seres humanos y cobran especial significado cuando hablamos de la igualdad entre hombres y mujeres. El reconocimiento de los Derechos Humanos se ha ido ampliando a lo largo de su corta historia extendiéndose a otros ámbitos de la vida de las personas.