1. LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y LA IGUALDAD

2. Contenidos de la clase

Las reivindicaciones de igualdad se remontan a la Revolución Francesa

Las reivindicaciones de las mujeres a obtener los derechos de ciudadanía se remontan a la Revolución Francesa. Su lema "Libertad, Igualdad y Fraternidad" fue una gran declaración que, sin embargo, no tuvo en cuenta a las mujeres. Para denunciar esta exclusión Olimpia de Gouges, reconocida junto a Condorcet como una de las voces más valerosas de la revolución, escribió la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en la que reivindicaba la igualdad de derechos de las mujeres en respuesta a la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789.

Aunque el feminismo ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, es en el contexto revolucionario e ilustrado del Siglo XVIII cuando se desarrolla una teoría crítica capaz de cuestionar el discurso dominante sobre la condición femenina. Una teoría que reúne a las mujeres en torno a un movimiento en el que canalizan sus reivindicaciones de forma organizada y activa. Por primera vez, las mujeres se manifiestan colectivamente en el espacio público para exponer sus ideas.

El movimiento sufragista

Las sufragistas, en el Siglo XIX reivindicaron el derecho al voto y a la educación.

Originado en los Estados Unidos a finales de la década de 1840, y con una fuerte implantación en el Reino Unido, desde 1865 el movimiento se extendió a gran parte de los países europeos.

La lucha por el derecho al sufragio sería larga y difícil. La mujer salía del ámbito doméstico para integrarse en la vida pública, hasta finales del siglo XIX reservada a los varones.

Los países del norte fueron pioneros en establecer la igualdad política por sufragio universal en 1910.

La lucha por el voto femenino en España

En España, las reivindicaciones feministas comienzan por demandas sociales y la exigencia de derechos civiles. No es hasta la Segunda República cuando se introduce el debate sobre el voto femenino.

La Constitución de 1931 se aprobó el 9 de diciembre, introduciendo elementos modernizadores y democratizadores, perfilando el Estado social y democrático de derecho. Fue la primera y suprema norma legal, que consagró el principio de la igualdad entre el hombre y la mujer frente a la Ley.

El artículo 25 decía: "No podrán ser fundamento de privilegios jurídicos: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas...". Por su parte, el artículo 40 hablaba de la admisión de todos los ciudadanos y todas las ciudadanas, sin distinción de sexo, tanto para ocupar cargos públicos como cualquier forma de trabajo.

Las primeras elecciones en las que participaron todas las mujeres españolas fueron las celebradas en 1933.

RECUERDA QUE...

En la Constitución de 1978 la igualdad entre mujeres y hombres se constituye definitivamente como derecho fundamental, aunque en ella persiste alguna discriminación por cuestión de sexo, por ejemplo en el capítulo sobre la sucesión a la corona.